Archivo de la etiqueta: Smart Glass

Wearables & Wireless Streaming en Smartglasses

Jueves

15

oct

El pasado 6 octubre la Universidad Miguel Hernández de Elche realizó un seminario para el Master en Telecomunicaciones al que tuvimos el placer de acudir. El Dr. Jesús Llor, Key Account Manager en Droiders, dio una charla sobre Wearables, Streaming y Smartglasses en la que explicó la historia de los wearables y su estado en la actualidad, las diferentes smartglasses que existen y su aplicación a la realidad virtual y aumentada.

Hoy en día damos por sentado cosas que hace 60-70 años eran impensables. Si Konrad Zuse, creador del Z3, se paseara por una casa u oficina en nuestro días probablemente se quedaría durante horas mirando un portátil, pues los ordenadores de hoy en día nada tienen que ver con su Z3: no miden dos metros, no tienen lucecitas intermitentes, ni pesan 1 tonelada.

Los wearables desde su orígenes

La historia de los dispositivos vestibles se remonta al siglo XVII, con el primer anillo ábaco de la dinastía Ching en China. Este anillo era utilizado por los comerciantes para realizar cálculos, así portaban en forma de anillo una “calculadora”. ¿Que la smart jewellery es algo de estos últimos años? No es ni del último siglo. Los anillos “inteligentes” ya se usaban en el 1600, en la compra-venta de artículos cuando vieron un problema a la realización de cálculos y a llevar un gran ábaco, ya que era algo bastante… incómodo.

En 1907 un boticario alemán, Julius Neubronner, revolucionó la fotografía aérea. Este farmacéutico usaba a las palomas mensajera para recibir pedidos de un sanatorio cercano. Un día una paloma se perdió y Neubronner quiso saber desde ese momento dónde iban sus palomas cuando se extraviaban, por lo que decidió instalarles una cámara (sus palomas soportaban un peso de hasta 75 gramos) y fotografiar el vuelo de sus aves. La fotografía no tenía ni 100 años de vida y Neubronner construyó su propia cámara miniatura que, además, se disparase automáticamente. Desde ese momento utilizó este método no sólo para saber dónde iban sus palomas si no también para tomar fotografías desde el cielo por puro placer. Este inventó empezó a utilizarse durante la Primera Guerra Mundial con el fin de espiar al enemigo, algo que resultaba más útil, discreto y económico que un globo o avión. El uso de las palomas fotógrafas le valió al invento de Julius Neubronner un gran reconocimiento en el Museo Internacional del Espionaje y de la CIA.

Wearables

Palomas fotógrafas

En ese mismo periodo de tiempo, en 1914, y también durante la Gran Guerra, nacieron los relojes pulsera como sustituto al incómodo reloj de bolsillo. Los ejércitos se dieron cuenta de que los soldados podían despistarse si tenían que meter la mano en el bolsillo para sincronizar los tiempos, y con el peso de las mochilas y las armas, los relojes de bolsillo era un engorro más. Más tarde, cuando los soldados volvieron del frente, los vendedores de relojes no perdieron oportunidad para pasar el reloj pulsera al mundo civil, con lo que poco después se convirtió en una moda.

El moderno y popular GPS que tanto nos ha ayudado en viajes por carretera, tiene su origen en 1927. ¿El inventor? Sigue siendo desconocido, pero desde luego fue el precedente de un aparato internacionalmente conocido a día de hoy. El primer GPS era un indicador de rutas de muñeca llamado “Plus Four Wristlet Route Indicator”, y era un dispositivo parecido a un reloj de pulsera que llevaba tiras de papel enrollada con la ruta a seguir. ¿Inconvenientes? El conductor tenía que girar con la otra mano libre los rodillos para poder ver las indicaciones a medida que avanzaba, y cuando llegaba a un cruce tenía que parar para cambiar de mapa. Además, sólo venía con unos 20 mapas de Inglaterra que daban comienzo en Londres.

Wearables

Indicador de ruta

En 1961, los estadounidenses Edward O. Thorp y Claude Shannon construyeron el primer “ordenador corporal” que se ocultaba en los zapatos o en una cajetilla de cigarros. El dispositivo era utilizado para predecir el movimiento de la rueda de una ruleta, recogía datos con un microswitch que indicaba la velocidad de la ruleta, de tal modo que el ordenador podía indicar las apuestas enviando tonos musicales por radio a un altavoz en miniatura oculto en el oído, un pinganillo.

Wearables

Ordenador en el zapato

Llegan los ’80 y la japonesa Casio, a manos de Tadao Kashio, lanza al mercado, después de su primer reloj digital en 1974, el mismo modelo de los ’70 pero con una nueva y revolucionaria implementación: el reloj con calculadora. Poco a poco y año tras año, Casio implementaba una nueva funcionalidad: relojes con radio, con juegos (¡¡Space Invaders!!), con teclado, con melodías y, lo mejor, en 1994 con mando a distancia. Las manecillas y el tic-tac pasaron a un segundo plano gracias al Casiotron, dando paso a una carrera por desarrollar relojes tan funcionales como completos. 1974 fue el pistoletazo de salida a un sinfín de funcionalidades que hicieron del reloj el primer wearable con radio, calculadora, cámara de fotos, GPS, agenda, alarma… y la hora, no nos olvidemos.

Por supuesto la historia de los wearables está aún por escribir, sólo es el principio de algo realmente grande que va a suponer un gran avance en muchísimos campos. Gracias a los wearables, hemos tenido muchas innovaciones que han servido al Ministerio de Defensa, avances en procesamiento y cálculo, en fotografía y en cuantificación, por nombrar algunos.

Otro gran avance que debe tener espacio propio es el que ocurrió en 2010. De alguna manera el cerebro no es consciente del tiempo que ha pasado, que es poco, pero hace sólo 5 años que nuestros dispositivos se pueden conectar a Internet. Algo que vemos como muy lejano, en realidad es muy reciente. Hasta 2010 los dispositivos wearables no iban conectados a Internet, tenían sus propias funcionalidad pero no podían conectarse a la nube.

¿Y hoy en día? El límite es infinito. Hay ya tantos tipos de wearables con tantos tipos de precios, unos más populares que otros, pero ya vemos a mucha gente por la calle con, al menos, un wearable.

Smartglasses: Realidad Aumentada (RA) y Realidad Virtual (RV)

Desde que en 2013 se dieron a conocer las Google Glass, han sido ya muchas las empresas que han lanzado sus propias Smart Glass. HTC Vive, Oculus Rift, PlayStation VR, Epson Moverio, Microsoft Holo Lens, Meta Glass, etc…

Wearables

Simulador Renault y Oculus Rift

¿Qué diferencia hay entre unas y otras? El tipo de experiencia que pueda tener el usuario. La realidad aumentada (RA), que se superpone a la propia realidad, y la Realidad Virtual (RV), que es completamente inmersiva.

Como hemos dicho, la Realidad Virtual le da al usuario una experiencia de inmersión total, la realidad física que le rodea desaparece para adentrarse de lleno en un mundo virtual. ¿Con qué se ha comercializado más? Marketing y Videojuegos. Publicidad que haga tener una mayor experiencia y sensación al posible futuro consumidor; y videojuegos, que haga que el gamer se adentre de lleno en el juego y viva completamente la experiencia de estar jugando en un mundo de fantasía, terror o aventura.

Wearables

Gafas de RV

Y volvemos al mundo real. La Realidad Aumentada, RA, que genera una capa de información sobre nuestra propia realidad física con la que poder interactuar. En este caso se ha comercializado de manera muy similar. Las empresas buscan siempre ser innovadoras para que los usuarios posicionen a esa determinada empresa como la más “techie”.

Wearables

Gafas de RA

A modo resumen, podemos apreciar que la carrera de la tecnología no ha hecho más que empezar. Poco a poco iremos viendo más Smartglasses diferentes y más tipos de wearables, y esperemos que el campo sea más allá del puramente empresarial y las personas de a pie, no sólo los geeks, comiencen a implementar en su vida diaria un wearable.