Realidad virtual: la publicidad del futuro

Viernes

12

jun

Llevamos tiempo oyendo hablar de la realidad aumentada y la realidad virtual, los wearables, las smartglasses, etc… Pero en realidad, fuera de ámbitos específicos como la medicina o la ingeniería, no hemos visto nada en tiendas o comercios que trate la realidad aumentada (RA) o la realidad virtual (RV), cuando en realidad el partido que podemos sacarle es infinito: para publicidad, para educación, para la prensa, la arquitectura o, incluso, el arte. Implementar cualquiera de las dos realidades haría que las personas que trabajan en estos ámbitos salgan beneficiadas.

Por ejemplo, en el departamento de I+D de Droiders, hemos pensado juntar la publicidad y la realidad virtual creando un nuevo concepto con el que trabajar: “cabeceras virtuales”. Actualmente se trabaja en los supermercados, hipermercados, centros comerciales, etc., con las cabeceras de góndola tradicionales, es decir, los tipo de “mueble”, “expositor”, que una determinada marca utiliza para promocionar un producto nuevo. Estas cabeceras han ido evolucionando: desde el típico carrito con productos de prueba, hasta una pantalla con algún vídeo promocional. A través de la realidad virtual podemos crear ilusiones, una realidad perceptiva sin ningún tipo de soporte físico que transporte al cliente a otro mundo de sensaciones. En Droiders queremos jugar con esta ventaja, porque supone mejorar el posicionamiento y venta de una marca.

gondola clasicaoculus vr

¿Cómo funcionan las cabeceras de realidad virtual? Es muy sencillo, ya que para su puesta en marcha solo hay que recrear virtualmente el lugar que queremos asociar a un producto. Pongamos un caso práctico por ejemplo: queremos vender chocolate relleno de menta, la experiencia virtual recreará un prado que haga que el cliente piense, y sienta, que está en un entorno natural rodeado de plantas y flores silvestres; recrearemos también los posibles sonidos que puede haber en un campo: el piar de los pájaros. el viento colándose por las ramas de los árboles, el agua de una cascada cayendo a lo lejos… Sumaremos a la experiencia varillas con olor a menta y chocolate, y un pequeño ventilador que, de lejos, recree la brisa que está “sintiendo” en la simulación. Finalmente, una voz le dirá que abra la boca para saborear ese chocolate relleno de menta.

realidad virtual

A través de este sistema de realidad virtual, el testeo de un producto ya no se hace de la misma forma y, por tanto, el consumidor no percibirá el producto igual. No está simplemente probando algo, está viviendo una experiencia, porque al fin y al cabo, una marca no quiere vender un producto, quiere vender una experiencia. Si ya disponemos de una tecnología tan flexible y amoldable como es la realidad virtual, ¿dónde están los límites? Si el límite es infinito, el límite no existe.

Loading Facebook Comments ...

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos necesarios están marcados *

Puedes usar las siguientes etiquetas y atributos HTML: <a href="" title=""> <abbr title=""> <acronym title=""> <b> <blockquote cite=""> <cite> <code> <del datetime=""> <em> <i> <q cite=""> <s> <strike> <strong>