NeuroSky: cómo usar la concentración como ventaja competitiva

Viernes

26

jun

El ser humano lleva años estudiando e investigando la capacidad cerebral, y sabemos que podemos usar más capacidad de la que a diario utilizamos. El cerebro es algo fantástico a lo que tendríamos que sacarle más provecho, pero muchas veces por falta de concetración no hacemos las cosas correctamente o tardamos más de lo habitual. La concentración es como un músculo que hay que ejercitar, podemos aprender a entrenar nuestra atención para mejorar los niveles de concetración y, por ende, la productividad. Pero ¿y si todo fuese más sencillo?

Existe un sistema que mide las ondas cerebrales, la capacidad de concentración y atención, llamado NeuroSky que utiliza la tecnología EEG (electroencefalografía), la cual ofrece una visión increíble del cerebro humano. Este sistema detecta la actividad eléctrica en el cerebro usando discos pequeños y planos metálicos (electrodos) conectados al cuero cabelludo. Las células cerebrales, también conocidas como neuronas, se comunican a través de impulsos eléctricos y están activos todo el tiempo; ellos gestionan y generan el proceso de pensar e interactuar con el mundo, incluso durante el sueño.

Lo que llamamos “pensamiento” es de hecho un concierto de los impulsos eléctricos en constante cambio. El cerebro humano promedio tiene alrededor de 100 mil millones de neuronas, y una prueba de EEG puede realizar un seguimiento de los cambios en la actividad de las neuronas, que pueden ser útiles, entre otras cosas, para el diagnóstico de trastornos cerebrales. Básicamente, lo que ofrece es una visión espectacular del cerebro que nos ayudaría a ver la capacidad de atención y concentración de cada uno.

NeuroSky Ondas EEG

 

 

 

 

 

 

 

Ahora, pensemos en ello como una ventaja competitiva; si lo enfocamos a la domótica o a la educación, podríamos hacer grandes cosas: en el campo de la domótica, destinaríamos este sistema para automatizar una casa, de modo que, por ejemplo, pudiesemos encender o apagar luces, cambiar el color o regular la intensidad, todo ello enfocando la concentración hacia ese destino.

En el campo de la educación, serviría para segmentar las clases por grupos de alumnos dividiéndolos según su capacidad de atención y concentración, así podríamos enfocar las clases a determinados alumnos, diseñando y personalizando las clases. Así, se podría saber qué es lo que falla que hace que un alumno pierda la atención, cómo podría mejorarse y qué hacer para que los alumnos estuviesen mucho más atentos.

En conclusión, el sistema NeuroSky lo que hace es ayudar a filtrar los impulsos eléctricos que envían las neuronas para no dejar que ciertos “obstáculos” desvíen esos impulsos; ayuda a medir el nivel de concentración y atención de una persona, de modo que las posibilidades a las que podríamos enfocar este sistema son infinitas, ya que al fin y al cabo, el objetivo es poder mover objetos o automatizar una vivienda y hacer que la vida de las personas sea más sencilla y personalizada.

Loading Facebook Comments ...

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos necesarios están marcados *

Puedes usar las siguientes etiquetas y atributos HTML: <a href="" title=""> <abbr title=""> <acronym title=""> <b> <blockquote cite=""> <cite> <code> <del datetime=""> <em> <i> <q cite=""> <s> <strike> <strong>