Jelly, queso feta y el futuro de la efímera web y los wearables

Miércoles

15

ene

Cuando Twitter salió a la luz en el 2006, poca gente se lo tomo en serio. Hasta el SXSW de 2007 realmente no tuvo demasiado uso masivo. Incluso se le comentó a Biz Stone, el cofundador del servicio inicialmente llamado twittr, actualmente Twitter, que era divertido pero no tenía utilidad.

tampoco es útil el helado, ¿qué más da, si es divertido? biz stone

Pues la semana pasada, además de todas las noticias de wearables de CES 2014, también vimos el lanzamiento de una nueva app de Biz Stone, llamada Jelly.

Jelly es una app que se autodefine como una nueva forma de buscar información que se alimenta de tu red de contactos. Una especia de motor de búsqueda conversacional.

Jelly es una app para iOS y Android.

Jelly es una app para iOS y Android.

Básicamente, te conectas a Jelly mediante Twitter o Facebook con el móvil, haces una pregunta tomando una foto, y la lanzas al stream.

Point. Shoot. Ask.

Jelly se alimenta de tu red social personalizada y no pretende a ser una red en sí. Aquí, por defecto, nadie tiene un perfil  y por lo tanto no existe ninguna fiebre de registrarte y atraer seguidores.

Puedes responder a preguntas con texto, un enlace y también te permite dibujar respuestas con el dedo.

No voy a entrar en detalle de cómo funciona la app, ya que hay muchos artículos escritos por los blog de tecnología explicando cómo se usa el servicio, sus limitaciones y su potencial.

Algunos lo comparan con el servicio Aardvark que Google adquirió y luego cerraron, con Quora pero más visual y rápido, con Yahoo Answers pero con más credibilidad, con Google Goggles pero más sociable.

El caso es que aún ni tiene una semana y ya hay miles de preguntas lanzadas por Jelly de cómo debería evolucionar para servir a los usuarios. Que si hashtags, que se con búsquedas, que si tags, que si las marcas deben estar activas o no etc.

Como siempre, cuando los early adopters empiezan con una nueva app o servicio, el sitio se suele saturar con conversaciones sobre el propio servicio en si.

¿Una fuente de Empatía?

A pesar de las críticas y las comparaciones – cosa que todas las apps viven al iniciarse – una cosa que me llamo la atención fue la declaración (aquí en Techcrunch) de Stone, que Jelly mantiene el objetivo de fomentar empatía.

Algunos han preguntado por qué va a triunfar Jelly donde no lo ha hecho otras apps, o qué utilidad tiene está app que no tenga otra o el porqué debemos de fragmentar aún más nuestra atención con otro servicio, plataforma o app, cuando ya tenemos tantísimas para cualquier necesidad hoy en día.

Está claro que cada día es más difícil competir con la atención de usuarios, que hay una avalancha de contenidos y que a la vez, existe un auge en servicios que pretenden servir a la web efímera – Snapchat, Vine, Tumblr y las demás – donde creando una experiencia del usuario encantadora  con un contenido de próximo a sus intereses y su red social, se crea un entorno para fomentar empatía y mantener la atención precoz del usuario (por muy poco que dure).

¿Donde está el hueco para Jelly?

Si has usado la app o te sientes bombardeado con preguntas  de todo tipo,  quizás te estés preguntando lo mismo.

Sin embargo, en el propio blog de jelly, explican cuál es la visión de su uso. Citando a Einstein, Jelly pretende que apliquemos nuestro conocimiento y experiencia para asistir a otros, por encima de simplemente difundir información.

A pesar de eso, parece que hay muchas preguntas en Jelly que no necesariamente siguen el ejemplo del video explicativo de Jelly, donde Biz se encuentra con una obra de arte sin etiquetar en medio del bosque y capta la foto lanzando una pregunta preguntando de qué va.

Preguntas como, ¿dónde estoy? ¿quién es está persona? ¿esta persona es atractiva? que abundan en Jelly, o aquellas preguntas que solo pretenden generar interacción, quizás no sean un uso ejemplar de la plataforma.

Lo que es cierto que la gente está planteádose cómo usar la plataforma y si evolucionará con un mayor sofisiticación.

El power Jelly user

Por curiosidad, Droiders también participo haciendo una pregunta para aquellos early adopters: ¿cuantas apps estimaban que tenían instaladas en sus móviles? por si el promedio de los primero usuarios en Jelly fuese mayor que la media de está encuesta que blogeamos la semana pasada:

promedio de 68 apps instaladas por usuarios Jelly contra 26 de usuarios no Jelly

Y a pesar de recibir respuestas de forma casi inmediata, somos conscientes de que quizás no sea, a la larga, un sitio para pedir opiniones.

Por cierto, la media de apps instaladas de las respuestas de usuarios Jelly en este caso fue de 68 comparado con las 26 de la infografía de Statistia publicada en Mashable.

¿ Jelly: porque peta con feta?

Por cada pregunta lanzada en Jelly, por seria o informal que sea, hay todo tipo de contestaciones y como no,  respuestas sarcásticas y absurdas.

Quizás la más difusa hasta la fecha es la respuesta al caso de queso feta que algunos ya han denominado como spam.

500px-Feta_Cheese

Si no has encontrado “queso feta” mientras has usabas Jelly, quizás hayas tenido suerte (¿o no?) o simplemente no has barajado un suficiente volumen de preguntas.

Sin embargo, el caso de la “respuesta queso feta” es algo más sutil y podemos revelar de dónde surgió realmente y cómo ha ido tomando fama.

Teniendo el móvil en la mano mientras hervía el agua para una cena yatekomo (una sopa de fideos a lo express), lancé está pregunta por mi cuenta personal a Jelly.

Jelly yatekomo

Y a mi pregunta algo trivial, recibí la contestación del queso feta, que en inglés, por su sonido, es un juego de palabras de sobre fatter (más gordo) y el queso griego feta. Osea un acierto, o casi.

Esa noche, noté que cada vez que quería contestar una pregunta en Jelly, a veces la app tenía problemas para eliminar del cache la pregunta que había hecho previamente y me volvía a poner, sin yo pedirlo, la contestación errónea.

Varias veces me frustre con la app, y vi que a lo largo del día siguiente la app se actualizó con mejoras de bugs. Quizás lo mismo le haya pasado a Lee Stacey.

Is feta cheese a brand?

La realidad es que, probablemente, el queso feta es una forma de protesta contra aquellas preguntas en Jelly que no cumplen con la expectativa de la plataforma ni mucho menos con los estándares de Einstein.

Veamos otro tweet de nuestro amigo Lee en conversaciones cordiales dando explicaciones del tema:

Traducción: @saturngirl porque personalmente prefiero contestaciones que aportan algo al conocimiento de la humanidad o al menos que alegren la nación.

@Lstacey Hata ahora, no es el caso para muchas de las contestaciones (o preguntas) en Jelly. Al menos, voy a considerar tu capricho.

Quizás se tenga que mirar mas allá de Jelly para entender los motivos de Lee.

Si verdaderamente te interesan las métricas y quieres apreciar el comportamiento de los primeros usuarios en Jelly, te recomiendo el excelente post de RJMetrics sobre el tema.

Lo absurdo es un negocio serio

Si la empatía es objetivo y tiene un valor, las empresas se lo trabajan y se lo ganan cada día, no solo por anuncios de gran producción y envergadura, cortes en YouTube, o tweets con personajes conocidos con muchos seguidores:



Gigantes del mundo tech, que quizás no asocies con lo absurdo en absoluto, dedican parte de sus esfuerzos de marketing a lo ridículo, para, según ellos, competir con tu mujer o los donuts para tu atención.

En este podcast recomendado de Social Pros, Tim Washer consultor para Cisco explica a Jay Baer de Convince & Convert, como el fabricante de routers estadounidense usa el humor para conectar con su audiencia corporativa y abrir puertas a grandes ventas.

Y lo absurdo no se limita a algunas marcas atrevidas o frikis usando apps novedosas de forma irregular. Solo esta semana se celebro el No Pants Subway Ride, conocido como el día sin pantalones en el metro que también se celebró en Madrid y ciudades por todo el mundo.

¿Que papel pueden tener los wearables en todo esto?

La tecnología de los wearables nos permite no solo disfrutar de utilidad en un momento dado, sino de disfrutar de esos momentos humanos de máxima expresión cuando queremos captar una memoria de otra perspectiva.

¿Cuántas veces has perdido esa oportunidad de pillar la foto clave en el momento crítico y que ni sacando el móvil del bolsillo lo hubieras cogido a tiempo?

google-glass child

Está foto está tomada con Google Glass. Manos libres, sin perder la oportunidad ni con expresiones forzadas.

Las wearables nos permiten esto y más. Con el mínimo de esfuerzo podemos tomar una foto, compartir y preguntar a nuestro entorno en pocos segundos.

Y aunque sea precipitado porque aún no hay un API de Jelly formalizado, os dejo con un último pensamiento e incluso os lo planteo como pregunta, eso si, en forma de una imagen. Que vale más que mil palabras.

Jelly #throughglass ¿?

Loading Facebook Comments ...

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos necesarios están marcados *

Puedes usar las siguientes etiquetas y atributos HTML: <a href="" title=""> <abbr title=""> <acronym title=""> <b> <blockquote cite=""> <cite> <code> <del datetime=""> <em> <i> <q cite=""> <s> <strike> <strong>